Hierbas para una buena noche de sueño

Hierbas para dormir

El sueño y el descanso permiten al cuerpo reponer las reservas de energía agotadas y permitirnos mantener un funcionamiento físico y mental normal. El sueño adecuado es esencial para una buena salud física y mental porque es necesario para los procesos de restauración del cuerpo. Estos procesos se producen en armonía con los ciclos de sueño del cuerpo, que se restablecen cada día por la luz y otras señales horarias. Sus ritmos dictan nuestra necesidad de descanso periódico, de modo que el sueño es tan importante para nuestro bienestar biológico como la comida, el agua, el calor y el refugio.

Los investigadores han descubierto que el sueño normal y reparador de los seres humanos consta de cuatro patrones de actividad cerebral denominados etapas.

Las etapas 1 y 2 se consideran etapas «ligeras» del sueño y suelen predominar en la parte inicial del ciclo. Las etapas 3 y 4 son períodos más profundos y reparadores, y suelen predominar en la última mitad del sueño. Los despertares transitorios suelen producirse durante la fase 1 del sueño. La mayor parte de los sueños se producen durante la fase 4, también conocida como sueño REM (movimiento ocular rápido).

Otra función del sueño y la ensoñación es que ambos ayudan a procesar y almacenar los recuerdos.

Hierbas para dormir

¿Qué ocurre cuando no se duerme lo suficiente?

En la mayoría de los trabajos, el rendimiento no se ve afectado por una noche de sueño perdido. Sin embargo, hacer juicios cruciales o tener ideas creativas puede ser más difícil.

Después de varias noches sin dormir, el rendimiento disminuye y hay más problemas para concentrarse y recordar números. Al cabo de dos o tres días, la mayoría de la gente empieza a tener pequeños lapsos de atención en los que el cerebro se duerme durante sólo cinco o diez segundos y vuelve a despertarse. A los cinco días, estos lapsos se vuelven más largos y numerosos. A los diez días, los lapsos son tan numerosos y están tan mezclados con la vigilia que no se puede saber si se está despierto o dormido.

Pronto, la pérdida crónica de sueño puede causar lapsos de atención, incapacidad de respuesta, lentitud, deterioro de la memoria, comportamiento errático e irritabilidad.

Las funciones mentales disminuyen y el juicio se distorsiona. Una persona con una gran deuda de sueño se recupera más lentamente del estrés y es mucho más vulnerable a las infecciones y otras enfermedades.

Las personas con insomnio crónico tienen más del doble de accidentes de tráfico por quedarse dormidas al volante que el resto de la población general.

Los accidentes pueden producirse por quedarse dormido o por pérdida de concentración, sobre todo al manejar un automóvil u otra maquinaria potencialmente peligrosa.

Muchos insomnes también afirman haber perdido la capacidad de disfrutar de las relaciones familiares y sociales.

¿Cuántas horas de sueño son suficientes?

La cantidad de sueño necesaria varía según los individuos. Ocho horas de sueño por noche es la media habitual citada, aunque entre siete y siete horas y media es más preciso para la mayoría de las personas. Incluso esa cifra no tiene nada que ver con lo que es bueno o malo.

La cantidad de sueño adecuada es la que le permite sentirse totalmente despierto, alerta y con energía durante todo el día.

¿Qué es el insomnio?

El insomnio es un sueño insuficiente, perturbado y no reparador. Esto significa que no se duerme lo suficiente para satisfacer las necesidades del cuerpo o para permitirle sentirse renovado y con energía al despertar y a lo largo del día. Las consecuencias pueden incluir fatiga diurna y somnolencia, irritabilidad, ansiedad, depresión y molestias somáticas.

Los insomnes suelen tener problemas para conciliar el sueño en primer lugar o para volver a dormirse una vez que se han despertado.

Tipos de insomnio

Se puede clasificar el insomnio de diferentes maneras.

Un sistema divide a los insomnes en personas que no pueden conciliar el sueño cuando se acuestan y personas que se duermen fácilmente pero no pueden permanecer dormidas.

Un segundo sistema se basa en la duración del insomnio.

Este sistema clasifica el insomnio como transitorio si dura entre una y tres noches, como de corta duración si dura entre cuatro noches y tres semanas, y como crónico si dura más de tres semanas.

Las causas del insomnio

El insomnio es un síntoma que suele tener una causa, y a menudo suele ser multicausal. Cuando intente averiguar las causas de su insomnio, tenga en cuenta las siguientes categorías:

  • Enfermedades médicas, tales como: artritis, dolores musculares, enfermedad pulmonar/asma, enfermedades cardíacas, diabetes, hipertiroidismo, dolores de cabeza, acidez/esofagitis por reflujo, infecciones, dolores menstruales, calambres, síndrome de las piernas inquietas.
  • Enfermedades psicológicas o psiquiátricas: las afecciones asociadas a un aumento de la ansiedad suelen impedir que la gente se duerma, mientras que las enfermedades depresivas suelen provocar despertares tempranos o problemas para permanecer dormidos.

Además, muchos medicamentos recetados para tratar enfermedades psiquiátricas también pueden comprometer el sueño. Lo mismo ocurre con el consumo de cafeína, nicotina y alcohol, que suele aumentar en momentos de estrés psicológico.

  • Alteraciones del reloj biológico: la forma más común es el «jet lag».
  • Los medicamentos recetados y de venta libre utilizados para tratar problemas médicos o psiquiátricos también pueden contribuir al insomnio.
  • Asociaciones negativas: otra causa del insomnio es la forma en que las personas responden a su incapacidad para dormir. Después de no dormir bien durante varios días, muchas personas se preocupan, se frustran o se deprimen. Esto hace que se presionen psicológicamente para dormir.

Además, los comportamientos que mantienen el insomnio, como quedarse en la cama demasiado tiempo cuando no se puede dormir, también pueden agravar el problema.

no se duerme lo suficiente

Medicina verde para dormir bien

La clave del éxito del tratamiento del insomnio es encontrar la causa y tratarla.

Los repertorios herbarios del mundo abundan en plantas que pueden dar buenos resultados en la búsqueda de un sueño reparador. Sin embargo, a veces puede ser útil pensar en términos de grupos de hierbas que comparten propiedades.

A menudo, la clave del éxito del tratamiento radica en centrarse en alguna parte o función del cuerpo que esté experimentando problemas que puedan conducir al insomnio. Hay que identificar esta parte y seleccionar las hierbas adecuadas.

Éstas pueden seleccionarse por la función que desempeñan en el sistema en cuestión. Por ejemplo:

  • Sistema circulatorio: los sedantes suaves agripalma, tila y melisa son útiles para el sistema cardiovascular.
  • Sistema respiratorio: todos los somníferos pueden actuar como antiespasmódicos en afecciones como el asma, si se utilizan en la dosis adecuada. La lechuga silvestre alivia la tos irritativa.
  • Sistema digestivo: los relajantes nerviosos y carminativos, especialmente la manzanilla, la verbena, la melisa, el lúpulo y la valeriana. Las hierbas antiespasmódicas como el lúpulo, la pasionaria y la valeriana ayudan en los cólicos intestinales.
  • Sistema urinario: los somníferos son importantes aquí cuando se utilizan como relajantes musculares.
  • Sistema reproductor: los relajantes musculares, especialmente la pulsatilla y el cohosh negro.
  • Músculos y huesos: todos los somníferos ayudan a reducir la tensión muscular e incluso el dolor asociado a los problemas de este sistema. Son especialmente importantes la valeriana y la cimicífuga.
  • Sistema nervioso: todos estos remedios actúan sobre el sistema nervioso.

Los numerosos remedios relajantes o inductores del sueño pueden seleccionarse con mayor precisión en función de su potencia. En base a esto, se pueden identificar tres grupos:

  1. Suaves: manzanilla, melisa, tilo, trébol rojo
  2. Medios: pulsatilla, artemisa, agripalma, escutelaria, verbena
  3. Fuertes: amapola de California, lúpulo, lechuga silvestre, pasionaria, valeriana

Seleccionando hierbas que abordan necesidades de salud específicas que están agravando o incluso causando dificultades para dormir, se obtienen mejores resultados.

Infusiones para conciliar el sueño

Hay dos formas de preparar las infusiones: las infusiones y las decocciones.

Las infusiones son para materiales como hojas, flores y tallos.

Las decocciones son necesarias si la hierba contiene algún material duro o leñoso, como raíces, cortezas o frutos secos. Una excepción importante sería una raíz rica en un aceite volátil, como la raíz de valeriana. El carácter leñoso sugeriría una decocción, pero si las raíces se cuecen a fuego lento, el aceite volátil terapéuticamente importante se desprendería.

A continuación damos algunas recetas de infusiones que se pueden preparar y tomar a diario para ayudar a calmar el cuerpo y asegurar un sueño reparador:

Té para dormir I

  • Hierba de San Juan
  • Hojas de melisa
  • Raíz de valeriana
  • Flores de primavera
  • Bayas de espino blanco
  • Pasiflora
  • Lúpulo
  • Lavanda
  • Combinar partes iguales, verter 1 taza de agua hirviendo sobre 1 o 2 cucharaditas de la mezcla de hierbas secas y dejarla en infusión de 10 a 15 minutos.

Beber 1 taza antes de acostarse.

Té para dormir II

  • Escutelaria, 3 partes
  • Pasiflora, 2 partes
  • Manzanilla, 1 parte
  • Menta, 1 parte
  • Rosas, 1 parte

Verter 1 taza de agua hirviendo sobre 1 o 2 cucharadas de la mezcla y dejar en infusión de 10 a 15 minutos. Beber 1 taza antes de acostarse.

Té para dormir III

  • Escutelaria, 1 parte
  • Lúpulo, 1 parte
  • Agripalma, 1 parte
  • Manzanilla, 1 parte
  • Melisa, 2 partes
  • Raíz de valeriana (incluir con las hierbas anteriores para el insomnio grave), 1 parte.

Infundir de 2 a 3 cucharaditas de la mezcla por cada taza de agua hirviendo.

Té para dormir IV

  • Paja de los pantanos, 2 partes
  • Toronjil, 2 partes
  • Tilo, 2 partes
  • Escutelaria, 1 parte
  • Manzanilla, 1 parte
  • Lavanda, 1 parte
  • Verbena, 1 parte

Dejar reposar de 1 a 2 cucharadas de la mezcla de hierbas en una taza de agua hirviendo, tapada, de 5 a 15 minutos. Beberlo caliente antes de acostarse.

Té para dormir V

  • Hierba gatera, 1 parte
  • Manzanilla, 1 parte
  • Pasiflora, 1 parte
  • Melisa, 1 parte
  • Menta, 2 partes

Verter 1 taza de agua hirviendo sobre 1 o 2 cucharaditas de la mezcla y dejarla en infusión de 10 a 15 minutos. Beber 1 taza antes de acostarse.

Té para dormir V

Lo más reciente en Plantas y Remedios

Estamos en constante búsqueda e investigación de la mejor información para mejorar nuestra salud y estética de una manera alternativa y natural como una opción viable y complementaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.