Mucho más que lágrimas, las propiedades medicinales de la cebolla

La cebolla por dentro

La cebolla (allium cepa) es una de las hortalizas de uso más extendido en el mundo. Este bulbo comestible, de largo tallo y sabor amargo, no es popularmente conocido por sus propiedades terapéuticas. No obstante, es una de las hortalizas con mayor contenido de principios activos medicinales.

Conocedores de sus efectos preventivos, curativos y medicinales, los egipcios, hebreos, griegos y romanos consumían grandes cantidades de cebolla.

En el Antiguo Egipto se servía como alimento a los constructores de pirámides y los faraones se la ofrecían a los dioses en sus ofrendas. Los persas la consideraban una planta sagrada y mágica. En Grecia, durante los juegos olímpicos, los atletas que participaban en las competencias, consumían kilos de este bulbo, bebían su jugo y elaboraban con él ungüentos para el cuerpo.

En la época medieval era un alimento esencial que podía encontrarse tanto en los menús palaciegos como en los populares, e incluso en las pociones mágicas que elaboraban brujas y alquimistas. Principalmente, se valían de sus efectos antisépticos contra el cólera y la peste.

Ya que el cultivo de la cebolla no necesita de ningún cuidado especial, es muy fácil encontrarla diseminada por distintas regiones del planeta.

La cebolla por dentro

Cuando se analiza químicamente a la cebolla, se encuentran en ella una gran cantidad de minerales, entre ellos hierro, potasio, fósforo, azufre, calcio, magnesio, manganeso y sílice; vitaminas (A, B1, B2, B3 y C), oxidasas, diastasas, glúcidos, nitrógeno y grasa.

También contiene un aceite volátil denominado alicina, que es la causante del lagrimeo que genera cuando se la corta cruda; esta sustancia tiene propiedades antifungicidas y antibacterianas.

La cebolla por dentro

Es uno de los pocos vegetales de color blanco debido a su contenido en antoxantonas.

La cebolla está constituida casi completamente por agua (88%), lo que favorece el equilibrio hídrico del cuerpo y le otorga su contenido tan bajo en calorías; por ello la cebolla es un alimento adecuado en las dietas de adelgazamiento.

Por su contenido en glucoquinina, una sustancia hipoglucemiante, contrarresta la diabetes. Sus enzimas ayudan a fijar el oxígeno en las células, mejorando la función respiratoria.

La forma más recomendable de consumir la cebolla es cruda, como ingrediente en ensalada antes de la comida, ya que al estimular la secreción gástrica y salival, predispone al organismo para la digestión.

Todas las propiedades

La cebolla tiene muchos efectos terapéuticos y es uno de los vegetales más sanos que existen.

  • Aumenta las defensas: cuando los componentes activos de la cebolla alcanzan la sangre, la protegen de posibles infecciones.
  • Eficaz contra el resfrío: debido a que los componentes expectorantes y antibióticos se eliminan por el aliento, este vegetal se ha usado como remedio para tratar el resfrío y la bronquitis.
  • Es laxante: a pesar de que posee muy poca fibra, ésta es insoluble en agua, por lo que previene el estreñimiento y regula las funciones intestinales.
  • Tomada en forma de caldo, es efectiva contra la diarrea. Este remedio complementado con el consumo diario de cebollas crudas, resultan en un excelente desinfectante intestinal.
  • Protege los huesos: su contenido en calcio y fósforo resulta de gran importancia para el mantenimiento de los huesos.
  • Favorece la epidermis: su gran contenido de sílice interviene en el mantenimiento de las fibras y tejidos que constituyen la piel. Por su gran contenido de potasio, es una hortaliza indicada especialmente para la prevención de trastornos en las mucosas y dérmicos.
  • Antibiótico natural: sus brotes tienen efectos antibióticos naturales, y por ello se usa contra las enfermedades infecciosas como la bronquitis, el resfrío, y las infecciones gástricas.
  • Tiene reconocidos efectos sobre el funcionamiento de los riñones: regula el equilibrio ácido/base de la sangre, por contener sales de cloruro de sodio y de potasio, evitando peligrosos excesos de acidez o de alcalinidad. Además, tiene componentes naturales efectivos contra los cálculos biliares y renales, problemas de próstata, reuma, várices y mala circulación. Por su composición salina, facilita la diuresis.propiedades de la cebolla
  • Ayuda a inducir el sueño: la cebolla tiene un efecto tranquilizador del sistema nervioso y relajante de las fibras musculares lisas (causantes de los movimientos involuntarios) y por esta razón es aconsejable consumirla en la cena, ya que induce a lograr un sueño reparador. Este efecto convierte a la cebolla en un eficiente normalizador del sueño para aquellas personas que sufren de insomnio.
  • Es beneficiosa para los diabéticos: la cebolla contiene una hormona hipoglucemiante llamada glucoquinina, que se considera la insulina vegetal.
  • Es hipotensora y flexibiliza las arterias: se la utiliza en casos de colesterolemia crónica, ya que contrarresta el exceso de grasa en la sangre. El nivel de colesterol y la formación de coágulos sanguíneos aumenta con la ingesta regular de comidas de alto contenido en grasas, efecto que reduce al incorporar la cebolla a las comidas.
  • Tiene compuestos que son similares molecularmente a ciertas hormonas sexuales femeninas: por ello, estimula naturalmente las funciones de los ovarios. La sopa de cebollas da muy buenos resultados para aliviar los dolores menstruales y los síntomas de la menopausia.
  • Fomenta la resistencia al cáncer: los consumidores habituales de cebolla tienen menos riesgo de contraer cáncer, posiblemente por la presencia de compuestos del género allium y de flavonoides en la cebolla.

Su consumo: ¿es mejor cruda o cocida?

Las investigaciones indican que el consumo de media cebolla al día, cruda o cocida junto con la comida, trae beneficios para la salud.

Las cebollas crudas cortadas al natural tienen mayores efectos terapéuticos, pero las cocidas son también benéficas. La acción anticolesterol y bactericida de este vegetal es más eficaz en la cebolla cruda, aunque las comidas que contienen cebolla cocida contrarrestan los efectos desfavorables de los platos ricos en grasas.

consumo de la cebolla

Se asocian a la cebolla cocida efectos calmantes de la mucosa digestiva, un beneficio poco estudiado, y un efecto suavizante de la piel y reductora de abscesos.

Es importante resaltar que aunque los componentes azufrados de la cebolla se modifican en parte con la cocción, siguen presentes en la cebolla cocida, que conserva la propiedad expectorante de la cruda.

Lo más reciente en Plantas y Remedios

Estamos en constante búsqueda e investigación de la mejor información para mejorar nuestra salud y estética de una manera alternativa y natural como una opción viable y complementaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.